lunes, 6 de septiembre de 2010

De paso por el Presbítero Maestro...

En la soledad de tus callejuelas

Se esconde un hálito de sombras

Sombras de una historia que se pierde

Sombras que se escabullen

en las humaradas del olvido.


Olvido que bien alberga

En su seno prominente

Al clero, condes y presidentes.


Panteón, tú que hiciste,

de la muerte una cultura

Ya sea en nichos

o lujosas sepulturas.

Del tiempo hoy tu haces mofa

¡Desafiante paradoja¡

mil esculturas que imperan,

ornamentan tu lamento,

mientras yo dejo mis pasos

cadavéricos, siniestros

acompasando el ritmo

de esas estatuas podridas.




3 comentarios:

  1. Hermoso como siempre, y muy bien documentado con esas bellas tumbas Boris, que bien escribes, me has inspirado, pronto haré un poemita, bueno, intentaré. Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, precioso poema, escribes maravilloso, tus letras son la vida misma hecha poesía porque las siento asi, te felicito Boris.
    besitos para ti querido amigo, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. buena reflexión, sentí un aspecto de tu bronca en mis dedos.. tiene cadencia.. cada línea te lleva a otra y así y así.. de esos textos..en los que la "extensión"_ no te agobia.. buenísimo.. miles de cariños.. al pie! compañero

    ResponderEliminar