domingo, 28 de noviembre de 2010

Vanidad

A ti ….


Donde te encuentres, si es que te encuentras en algún sitio, aparte que en mi sola imaginación, que es donde vives o más bien donde te he obligado a vivir, a ti quiero contarte ahora las cosas que me están sucediendo:

Desde que tu partiste al mundo de las quimeras y las imaginaciones, yo en esta orbita que llaman real, aterricé en los lugares más recónditos y escatológicos que puedas imaginarte, terminé enamorándome de un ser muy distante a tu recuerdo, un ser pobre, grotesco y sin espíritu, imagino cómo te habrás sentido al ver que tu obra, o sea yo, se perdía fundiéndose entre los brazos de un ser tan desmerecedor de tu hermosa creación, pero es que tú me creaste, cariño, con una facultad que mucho hubiese querido la omitas y es la de la vanidad perniciosa.

Me convertiste en un criminal, la vanidad es un pecado capital, nunca entenderé porque permitiste que yo me enrede en esa paradójica telaraña de la vanidad, que es pecado en el ente de carne y hueso, pero no en el que lo creó, un ser al que gusta de contar con una legión de ángeles que lo alaban eternamente.

Al encontrarme privado de tu opima influencia, me convertí en presa de frustraciones ajenas.

Se valieron de artimañas, me endiosaron, me sahumaron; me creí en el más sublime de los vergeles cuando en realidad me estaban sumergiendo con saña en un pantano de mentiras.

Me pongo a pensar como hubiesen sido las cosas si tu no te hubieses esfumado, o mejor dicho si hubieses existido en algún momento en el borrascoso universo de mi objetividad minada, la felicidad hubiese rebosado los dinteles de la gloria y la plenitud de nuestros espíritus hubiese prevalecido ante la adversidad de nuestras materias.

viernes, 19 de noviembre de 2010

El pesar...tras la muerte de un padre....

Todos nosotros sabemos que algún día deberemos enterrar a nuestros padres, pero el que conozcamos este hecho y el vivir esa realidad son dos cosas diferentes. Cuando un padre muere, parece como que todos los lazos que mantenías con tu infancia se han roto. Aún cuando eres un adulto, la muerte de un padre puede destruir tu sensación de seguridad y confianza. Es, quizás, cuando por primera vez te das cuenta que ya no hay nada que se interponga entre tu y la muerte.


La persona que siempre estuvo ahí o que se suponía que debía estar para protegerte ahora se ha ido. Tú realidad ha cambiado instantáneamente. Ahora te has convertido en el protector y defensor de tu propia vida. Literalmente te has convertido en un adulto y experimentas no tan solo la muerte de un padre sino también el miedo a perder al niño que hay en ti.

Cuando un ser querido se nos va, entramos muchas veces en un estado de depresión y congoja, el cual es totalmente normal .Freud define al duelo como “la reacción frente a la pérdida de una persona amada o de una abstracción equivalente”.



“Este mundo es el camino para el otro que es morada sin pesar”, nos dice Jorge Manrique en las Coplas por la muerte de su padre, y atina muy bien en usar ese término: “camino”, en realidad es eso el mundo, un sendero lleno de cosas que nos ayudan ya sea para bien o para mal, según sea nuestra disposición y criterio.

Como cristianos tenemos la firme convicción de que luego de esta vida nos espera una mejor existencia en lugares celestiales donde nuestro ser vivirá la felicidad plena y esta la idea que tenemos que mantener en el momento en que la muerte toca nuestras puertas y nos arrebata a uno de los nuestros.

Ayer tuve la penosa noticia que el padre de un gran amigo mío falleció luego de un complicado cuadro cerebro-vascular. La noticia sinceramente me apenó mucho, me hizo recordar los momentos que me tocó vivir tras la muerte de mi padre y experimenté un sentimiento muy fuerte de solidaridad para con la familia a la cual le tengo significativo aprecio.

Gracias a Dios al parecer ellos están tomando todo con bastante paz y resignación, confortados en las oraciones y con la firme certeza de que se trata más que un “adiós”, de un “hasta luego”, conscientes de que todos pasaremos por ese trance.

He aquí las palabras de San Agustín:

Créeme, cuando la muerte venga a romper tus ligaduras como ha roto las que a mi me encadenaban, y cuando llegue un día, que Dios ha fijado y conoce, y tu alma venga a este Cielo en que te ha precedido la mía....

Ese día volverás a ver al que te amaba y te sigue amando y encontrarás su corazón con todas sus ternuras purificadas.

Volverás a verme, pero transfigurado, en éxtasis, feliz, no ya esperando la muerte, sino en senderos de LUZ y VIDA, bebiendo con embriaguez a los pies de DIOS, un néctar del cual nadie se saciará jamás. Por eso, enjuga tu llanto y no llores… si me amas.

Reitero mis condolencias a Luis Fernando Aragón y le manifiesto una vez mas mi desinteresada amistad y encomiable cariño.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Después de tiempo, yo por estos lares....

Tras mi prolongada ausencia, reaparezco por este espacio para contar un poquito más de mí, escribir lo poco o lo mucho que me está pasando.


Empiezo por decir que el mes que pasó (octubre) fue un mes relativamente malo tanto en el ámbito laboral así también en lo familiar hubieron algunas tensiones en casa que felizmente se apaciguaron.

En lo personal, siento que estoy entrando a una etapa trascendental en mi vida, empiezo a ver cosas que antes no me percataba que estaban allí es ahora el momento de actuar, al menos así lo siento.

Octubre, mes de milagros dicen por allí, y si que ha habido milagros, mi comunidad CCI EL CAMINO sigue creciendo y es un aliciente para mi vida, me siento tan feliz cada que veo a los chicos y chicas reunidos cada domingo con ganas de reflexionar a la luz de la Palabra, ahora con nuevo grupo coordinador y nuevos retos también, hicimos nuestra primera aparición en público en un conversatorio muy alturado en Epicentro, una ONG encargada de brindar servicios de salud y actividades culturales a la Comunidad tlgb , maravillosa experiencia donde Guillermo pudo explicarnos parte de su vida y su trayectoria en el camino de su reafirmación personal y espiritual.

La alegría también me embarga al ver nuevos rostros en la Comunidad, tal es el caso de Lorena, Anita y Meche (mi prima), maravillosas chicas que han llegado a ponerle el toque femenino al grupo.

Y así lleno de algarabía es como se me despide este mes, con un fin de semana largo que significó el poder estar de juerga en juerga…lo que no lo he hecho antes lo estoy empezando a hacer ahora. Bueno más vale tarde que nunca….

Celebrando el Cumpelaños de Martín



Celebrando el Dia de la canción Criolla

"El Camino" después de la REunion Dominical 31/10